La Fundació Espigoladors, un modelo de triple impacto

La Fundació Espigoladors es una empresa social que trabaja con un modelo circular de triple impacto social y ambiental. Actúa para favorecer el aprovechamiento alimentario, para garantizar el derecho a una alimentación saludable y para generar oportunidades laborales para personas en situación de riesgo de exclusión social, todo ello desde una perspectiva transformadora, inclusiva y transversal. Es un modelo interdisciplinar que opera desde una visión sistémica de la cadena alimentaria y que rompe con los esquemas asistencialistas en los que se basan la donación de alimentos.

El sistema agrícola actual, nacido de la llamada revolución verde, y las políticas estéticas y de precio que rigen el mercado alimentario son los causantes de las pérdidas alimentarias en los campos de los y las agricultoras. Para trabajar en favor del aprovechamiento alimentario, la Fundació Espigoladors ha recuperado la actividad milenaria del espigamiento. Este consiste en recolectar las frutas y verduras que iban a ser descartadas directamente de los campos del sector primario, contando siempre con el consentimiento previo del agricultor o agricultora. Para Espigoladors, esta actividad también es una herramienta de sensibilización de sus voluntarios y voluntarias, que muchas veces se acercan por primera vez al campo y que pueden valorar directamente el trabajo del sector primario y los alimentos que proporciona. A través de la sensibilización mediante la acción, se promueve un cambio de consciencia colectivo que quiere conducir, a su vez, a un cambio de paradigma.

La mayor parte de estos alimentos espigados los destinan a entidades sociales que trabajan para garantizar el derecho a una alimentación saludable, lo que exige necesariamente poder disponer de frutas y verduras frescas. Con una pequeña parte, aproximadamente el 5% de los alimentos recuperados, elaboran conservas vegetales en su obrador, que es a la vez un laboratorio de innovación alimentaria para el aprovechamiento alimentario y un espacio formativo y de inserción laboral para personas en situación de riesgo de exclusión social. A través de esta actividad, en Espigoladors promueven un cambio real que actúe sobre una de las causas generadoras de la desigualdad social: la falta de oportunidades laborales y de formación para los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad. Este proceso se realiza de forma inclusiva, participativa y buscando en todo momento el empoderamiento de todas las personas participantes.

El modelo de Espigoladors, además, se puede adaptar a distintos entornos y realidades. En este sentido, es un modelo replicable a otros contextos rurales y urbanos. Son muchos los lugares donde conviven estas tres problemáticas sociales y medioambientales a las cuales quiere dar respuesta el trabajo de la Fundación, y en todos ellos se podría aplicar el mismo modelo adaptado a las necesidades y realidades particulares. Asimismo, esta adaptabilidad también les permite reaccionar con celeridad a los problemas de carácter más coyuntural, como ha sido el caso de la Covid-19.

La reciente crisis social y sanitaria ha provocado un aumento del número de personas que tienen dificultades para acceder a una alimentación saludable. Frente a ella, Espigoladors ha centrado toda su actividad en garantizar este derecho. Por un lado, han seguido espigando los campos del sector primario y canalizando los excedentes de empresas de distribución alimentaria. En un momento como el actual, el espigamiento se ha erigido en una actividad esencial para disponer de alimentos frescos sin necesidad de la filantropía inherente a otros modelos de donación. Por otro lado, han iniciado la campaña “Conservas que Cuidan”, que consiste en elaborar en su obrador compotas de fruta y cremas de verdura que posteriormente distribuyen a los colectivos más vulnerables.

La Covid-19 también ha puesto sobre la mesa la necesidad de crear y reforzar el trabajo en red con las distintas organizaciones y entidades con quienes comparten intereses y objetivos. Están convencidos de que el trabajo conjunto y la colaboración con terceros les han permitido dar una respuesta real a la situación de crisis. Además, ha reforzado su apuesta por la colaboración en redes que reúnen iniciativas de carácter local para reforzarlas y conseguir, conjuntamente, cambios globales.

 

 

Las imágenes que ilustran esta entrada han sido cedidas por Jordi Flores, Rafael Coelho y la Fundació Espigoladors  

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.