Antecedentes

La Red de Ciudades por la Agroecología comienza su andadura a principios del año 2017, aunando varios municipios del Estado español que habían iniciado el desarrollo de políticas alimentarias con perspectiva agroecológica. Dichos municipios se encontraban en búsqueda de sinergias que les permitieran reforzar sus propuestas y proyectos y aumentar la incidencia política en temas de alimentación urbana, más allá de las fronteras locales.

Las mayoría de las entidades miembro coinciden en tres debilidades que han propiciado el nacimiento de la Red:

  • La carencia de una dinámica de trabajo previa entre las entidades locales españolas que están desarrollando políticas alimentarias sostenibles.
  • La ausencia de mecanismos -formales e incluso informales en algunos casos- de relación entre los gobiernos locales y la sociedad civil.
  • La falta de presupuesto y de personal técnico especializado y específico para las cuestiones relacionadas con las políticas alimentarias locales en cada uno de las administraciones, a pesar de la voluntad política.

Tratando de paliar dichas debilidades, nace el proyecto, promovido inicialmente por el Ayuntamiento de Zaragoza, aliado con la Fundación Entretantos y con el apoyo de los gobiernos municipales de otras cuatro grandes ciudades del Estado español (Valencia, Madrid, Las Palmas de Gran Canaria y Pamplona) a las que se han ido sumando gradualmente otras entidades interesadas y afines. Cuenta además desde sus inicios con el respaldo y el apoyo económico de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

Punto de partida y trabajo realizado

Como punto de partida se establecieron condiciones y acuerdos:

  • Poner el foco

    en las ciudades que abordan su compromiso agroecológico desde una perspectiva de agricultura profesional y de sistema agroalimentario.

  • Potenciar un modelo

    sostenible de producción-distribución-consumo artesanal, que incluye producción de proximidad, ecológica, profesionalización, circuitos cortos y venta directa.

Trabajo realizado

  • Los comienzos y primeras actuaciones

    han contado con un gran peso de los aspectos más formales de constitución legal y de planificación general de la Red.

  • Se han realizado

    acciones técnicas, concretas y de contenido, como por ejemplo, la creación de grupos de trabajo temáticos, acciones de comunicación conjunta y la elaboración de un estudio preliminar de la situación de las políticas alimentarias locales en el Estado español.

  • Tras más de un año de funcionamiento,

    la Red ha contado con un crecimiento importante en el número de miembros, representando a más de1/5 de la población del Estado, con un constante incremento de actividades.

¿Hacia dónde vamos?

Objetivos estratégicos

En el periodo 2018-2020, la Red se plantea los siguientes objetivos estratégicos:
1] Consolidar y fortalecer la red
Consolidar y fortalecer la Red de Ciudades por la Agroecología como espacio de intercambio de experiencias y conocimiento; y como instrumento para mejorar los procesos de las entidades locales que la conforman.
2] Reforzar las políticas alimentarias locales y poner en valor el trabajo de las entidades miembro
Contribuir a reforzar las estrategias y políticas alimentarias locales que desarrollan las entidades miembro de la Red, difundiendo y poniendo en valor los compromisos y las acciones desarrolladas.
3] Generar nuevas narrativas e incidencia política y técnica
Coproducir nuevas narrativas en materia de alimentación con perspectiva agroecológica, e incidir en instituciones supramunicipales –en los ámbitos político y técnico- para generar apoyos y alianzas para las políticas locales.
4] Incrementar la información y la sensibilización de la población
Sensibilizar e informar a la población sobre la importancia para los municipios y el territorio en su conjunto de un modelo de producción, distribución y alimentación sostenible, basado en prácticas agroecológicas, y sus beneficios sobre la salud de las personas, el medio ambiente, el empleo local y la comunidad.

Plan de acción

Todo ello se concreta en actuaciones para los años 2018 y 2019, reflejados en un Plan de Acción que centrará sus esfuerzos en la comunicación externa, la sensibilización a la población y la incidencia política.

También se dará continuidad al trabajo técnico e interno de aprendizaje e intercambio de experiencias llevado a cabo en el seno de los grupos temáticos.